Buscar
  • Summum Vita

Psicología del envejecimiento I Aspectos cognitivos (más que memoria)


Aspectos cognitivos del envejecimiento

¿cómo cambia el rendimiento de memoria con la edad?


Hay mucha variabilidad en el rendimiento de memoria asociado al envejecimiento. Por norma general, hay mayor dificultad en el recuerdo voluntario y no se dan diferencias para el involuntario.


El envejecimiento influye en tareas de recuerdo libre, memoria de orden temporal y memoria prospectiva sin claves de recuerdo. No influye en tareas de reconocimiento y memoria prospectiva con claves de recuerdo.


Los almacenes de memoria afectados son la memoria operativa (dentro de la memoria a corto plazo) y la memoria episódica (dentro de memoria a largo plazo). Estas dificultades se traducen en lentitud en aprendizajes nuevos y en olvidos en la vida cotidiana (dificultad en el acceso a palabras poco usuales, olvido de acciones…)


Las quejas de pérdida de memoria se empiezan a acentuar a partir de los cincuenta años, cuando la disminución de memoria influye en la vida cotidiana. La memoria reciente suele ser la más afectada en todos los grupos de edad (desde 50 años) y la función intelectual es adecuada.


Este cuadro no progresa hacia ningún tipo de deterioro en la mayoría de casos hasta los 80 años, si no aparece asociado a otra alteración. Alrededor del diez por ciento desarrollan déficits cognitivos más graves.


Los tipos de quejas de memoria más frecuentes son:

  • Recordar nombres de personas.

  • Recordar números de teléfono.

  • Recordar donde se encuentra un objeto.

  • Recordar cosas para comprar o tareas.

  • Evocar información rápidamente.

  • Perder el hilo conductor de un tema.

Algunos mecanismos compensatorios para mantener o mejorar el rendimiento mnésico son:

  • Usar memoria de forma deliberada

  • Aumentar la atención

  • Técnicas de repetición

  • Organizar información

  • Usar ayudas externas

  • Ejercitar acceso al léxico

Tipos de actividades o ejercicios que componen los programas de memoria:

  • Aprender estrategias de memoria.

  • Relajación.

  • Ejercicios de memoria.

  • Estimulación de procesos cognitivos asociados al rendimiento de memoria.

  • Recomendaciones para generalizar aprendizajes a la vida cotidiana.

¿Qué aspectos de tipo no cognitivo influyen en el rendimiento de memoria?

  • Estado emocional.

  • Complejidad de estímulos.

  • Cansancio.

  • Distractores ambientales.

  • Centrarse en el rendimiento de la memoria (estrés)

¿Qué dicen los estudios sobre la memoria?

Hay estudios que afirman que los cambios de rendimiento de la memoria se deben a problemas atencionales. En otros estudios de capacidad intelectual se ha llegado a aceptar un patrón clásico de envejecimiento que se caracteriza porque hay varias capacidades intelectuales con los años (inteligencia fluida), mientras otros se mantienen (inteligencia cristalizada).


La inteligencia fluida es la habilidad para enfrentarse con problemas cotidianos y se refiere a la velocidad de procesamiento de la información. La inteligencia cristalizada es la habilidad para aplicar aprendizajes previos.


En un envejecimiento normal, suele haber un mayor mantenimiento del lenguaje y disminuyen las funciones perceptivas, visoespaciales y visoconstructivas.


La plasticidad cerebral es el potencial que tiene un individuo para adquirir diferentes formas de conducta o desarrollo (reserva cerebral). La metodología de estudio de este aspecto fue la evaluación de la ejecución próxima al límite de optimización. Se constata la teoría del desuso.


En la capacidad de aprendizaje se basa una importante línea de investigación que la valora como predictor de deterioro. La investigación sintetiza los mecanismos básicos del declive cognitivo asociado a la edad:

  • Disminuye la memoria de trabajo.

  • Disminuye la velocidad de procesamiento.

  • Hay dificultad para inhibir la atención sobre aspectos irrelevantes.

  • Disminuye la agudeza sensorial.

Otras variables no cognitivas fundamentales en el rendimiento intelectual son la educación, la salud, la actividad física, la percepción propia de salud, y la motivación para realizar las tareas.


¿Cuáles son las pautas a seguir? ¿Qué ejercicios de memoria puedo hacer?


Hay infinidad de pautas y ejercicios, algunos ejemplos son:

  • Crear hábitos para fijarnos en los detalles que nos rodean a través de nuestros sentidos, buscando detalles de forma deliberada.

  • Hacer ejercicios de discriminación sensorial.

  • Realizar tareas que exijan atención durante un tiempo prolongado.

  • Ejercicios de recuerdo (visual, verbal…)

  • Aprender significado de palabras nuevas.

  • Resumir lo que se lee y comprender las propias palabras.

  • Hacer crucigramas.

  • Uso de mapas.

  • Razonar problemas cotidianos

  • Verbalizar similitudes y diferencias entre los objetos.

  • Aprender mecanismos de aparatos algo complejos.

  • Observar problemas desde otro punto de vista.

  • Pensar en el funcionamiento de objetos.

  • Reorganizar el presupuesto mensual.

  • Hacer cálculos.

Conoce nuestra APP para trabajar en cualquier lugar (si conexión a internet)


Hoy te recomendamos este documental sobre Alzheimer:


3 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Calle Nicolás Godoy 23 Madrid

(Avda. Córdoba 10 - posterior)

  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram - Gris Círculo
  • LinkedIn - Gris Círculo

Titular:

Summum Vita Atención Sanitaria y Social SL

NIF: B87984704

Registros:

  • Consejería Políticas Sociales C5337

  • Consejería Sanidad S00613

  • Director: Jesús A. Quintanilla

© 2020 - Summum Vita Atención Sanitaria y Social SL