Buscar
  • Summum Vita

Empleo de medidores de dióxido de carbono en centros de día y residencias


Medidor de Dióxido de carbono empleado en nuestro centro de día en Madrid
Medidor de Dióxido de carbono empleado en nuestro centro de día en Madrid

Llegamos al décimo mes de pandemia y ha quedado demostrado por múltiples estudios científicos que los aerosoles son una de las principales vías de contagio de la COVID19, junto al contacto con superficies contaminadas y las grandes gotas que emitimos al hablar, toser o estornudar. La desinfección de manos y superficies junto al uso de mascarillas podría solucionar las dos últimas formas mencionadas, pero en el caso de aerosoles es más complejo.


Cuando nos referimos a aerosoles, hablamos de las gotas más pequeñas que los seres vivos emitimos al espirar aire y que quedan suspendidas en el aire horas. El coronavirus puede ser exhalado por una persona contagiada, tenga o no síntomas y a mayor concentración de virus aerosolizado, mayor riesgo de contagio.


Numerosos estudios evidencian que el riesgo de contagio en interiores es veinte veces mayor que en exteriores contagiarse en interiores que en exteriores. Una clave para tratar de controlar esta vía es mejorar la ventilación. Pero ¿qué podemos usar para cuantificar el riesgo por contagio por aerosoles?: los medidores de CO2.


Medidas en Centro de Día Summum Vita de Madrid para controlar el contagio por aerosoles:

  • Instalar ventanas en todas las salas que carecían de ventilación natural

  • Desinfección y revisión de equipos de aire acondicionado

  • Control de presencia de virus en aire empleando técnicas PCR (laboratorio Tentamus)

  • Colocación de purificadores de aire con filtros HEPA

  • Empleo de humidificadores

  • Medidores de CO2

Esta última medida de control ha sido la última incorporada y es altamente eficaz, económica y sencilla, ya que indica con precisión el grado de contaminación del aire.

Datos:

  • Cantidad basal de CO2 en centro de día ubicado en el centro de Madrid es de 400 partes por millón de moléculas de aire, es decir, cuando no hay nadie en las instalaciones en el momento de apertura. Madrid no presenta en estos momentos elevados niveles de contaminación.

  • En sala de actividades de cincuenta metros cuadrados con calefacción y trece personas, donde sólo habla la terapeuta que lleva el grupo de trabajo alcanzamos 800 partes por millón a la hora de uso de la sala, lo que quiere decir que el 1% del aire que respiramos lo estamos respirando por segunda vez. La medida es ventilar y desconectar por unos minutos la calefacción. De manera paralela se mantiene la humedad por encima del 50% para tratar de reducir el tiempo de duración de las microgotas de aerosoles y evitar la tos por sequedad debida al uso de la calefacción. El objetivo de rebajar la concentración se consigue tras la ventilación. Es importante destacar el uso de un filtro HEPA en la sala de manera permanente en presencia de los mayores.

  • En el gimnasio se despliegan los mismos medios y estrategia, pero la ventilación y desconexión de calefacción es más frecuente, ya que se alcanzan las 1000 partes por millón de CO2 cada media hora de actividad con 12 personas en 45 metros cuadrados.

  • En vehículos de ruta no superamos los 700 ppm, ya que es de nueve plazas, se abre la puerta en cada parada y la duración del trayecto es corta. Si se tratara de un vehículo de más plazas y un trayecto más largo, seguro que alcanzaríamos niveles peligrosos de contaminación del aire

Cabe destacar que en el centro cuentan con la ventaja de conocer quien ha desarrollado anticuerpos por exposición al coronavirus por medio de analíticas de sangre (Inmunoglobulinas G y M por ELISA) realizadas entre abril y mayo y el porcentaje de personas (usuarios y trabajadores) que asisten con resultado positivo en Inmunoglobulinas G es superior al 60%. Por lo que las personas son colocadas estratégicamente en salas y rutas.


Medidas en las viviendas de cara a la Navidad:


Como no podía ser de otra manera, hemos realizado las mediciones de CO2 en una vivienda, colocando el medidor en una salita de estar de unos ocho metros cuadrados con tres personas en silencio la mayor parte del tiempo, con calefacción, sin ventilación y sin ninguna medida adicional de tratamiento del aire. A los pocos minutos alcanzamos las 800 partes por millón. A duras penas conseguimos mantenernos en este límite con la ventana abierta unos centímetros.


Las medidas en caso de no convivientes para celebraciones deberían ser, por tanto:

  • Ventilar de manera continua

  • Empleo de mascarillas cuando no se coma ni se beba

  • Situarse a una distancia considerable teniendo en cuenta como nos sentamos en función de haber superado la enfermedad previamente

  • No alargar demasiado la velada

  • Lavado frecuente de manos

  • NO FUMAR: Los niveles de dióxido de carbono alcanzan las 4000 PPM


Más información en www.mayoresenforma.com

41 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo